La misión InSight llega al planeta rojo

Marte

La misión InSight llega al planeta rojo

Tras pasar los "siete minutos de terror" justo antes de aterrizar, el módulo espacial InSight, de la NASA, llegó ayer sobre las 19:00 (hora canaria) a la superficie de Marte tras 200 días recorriendo la inmensidad del espacio.

"Mañana es el gran día", "en unas 24 horas estaré en casa, en #Marte", escribía InSight el pasado domingo para sus alrededor de 80.000 seguidores, a los que invitó a seguir el último informe de su equipo terrestre sobre lo que esperan "aprender en Marte" y cómo se está preparando el ingenio ante el inminente amartizaje.

Los "siete minutos de terror" fueron los más delicados de la misión y a los que medio mundo estuvo atento durante la tarde de ayer, ya que de atravesar la atmósfera a casi 20.000 kilómetros por hora, tuvo que reducir su velocidad a solo cinco kilómetros para poder posarse con seguridad en la superficie marciana. Este módulo estacionario, que despegó el pasado 5 de mayo desde la Base Aérea Vandenberg, en California (EEUU), usará una excavadora mecánica para perforar hasta unos 5 metros de profundidad y medir su temperatura interna, además de cualquier movimiento con ayuda de un sismógrafo.

"Es la primera misión que va a estudiar el interior profundo de Marte", afirmó el español Fernando Abilleira, subdirector de diseño y navegación del InSight y parte del equipo multidisciplinar e internacional que conforma la misión.

"Al estudiar la propagación de las ondas bajo la superficie de Marte, a través de su sismómetro, vamos a tener más información sobre cómo el planeta ha evolucionado" en los últimos 3.000 millones de años, agregó.

Para ampliar el conocimiento sobre la formación de Marte y de otros planetas rocosos, como la Tierra, se usará el Experimento Sísmico para la Estructura Interior (SEIS), un sismómetro fabricado por el Centro Nacional de Estudios Aeroespaciales de Francia (CNES) y que detectará "cualquier movimiento en la superficie de Marte", explicó Abilleira.

Las vibraciones que serán registradas por el SEIS podrían ser ocasionadas por el impacto de un meteorito o por un pequeño terremoto, si bien la actividad sísmica del "planeta rojo" es menor a la de la Tierra. "Al estudiar el movimiento de las ondas que se propagan bajo la superficie de Marte, podremos tener una mejor comprensión de la composición, la estructura del núcleo, el manto y la corteza del planeta", agregó.

La otra herramienta que adquiere protagonismo es la Sonda de Propiedades Físicas y Flujo de Calor (HP3), construida por el Centro Aeroespacial de Alemania (DLR), que será implantada en suelo marciano a unos 5 metros de profundidad.

"Este instrumento lleva unos sensores térmicos que van a recoger información sobre la actividad termal del planeta rojo", señaló Abilleira, quien destacó que España ha aportado a esta misión una estación ambiental (REMS, por sus siglas en inglés) dotada de sensores meteorológicos para el entorno marciano.

0
0
0
s2smodern
PUBLICIDAD

Noticias relacionadas

Logo

Periódico
San Andrés

Logo Safe

© ® 2018 Periódico San Andrés

Síguenos